Mostrando entradas con la etiqueta laia soler. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta laia soler. Mostrar todas las entradas

lunes, 12 de marzo de 2018

Los días que nos separan by Laia Soler


Alo alo alo, finalmente me puse las pilas y empiezo a traer las reseñas que tengo requete re atrasadas. Temo decirles que van a tener reseñas para rato, porque hay muchas acumuladas que esperan ver la luz. Mil disculpas de antemano.

Bueno, hoy vengo con la reseña de un libro que leí como por noviembre/diciembre del año pasado. Creo. Me da fiaca chequear en GR cuándo lo leí, perdón. Pero está esperando desde el 2017 seguro.

Muchos saben que Heima es hogar en islandés es uno de mis libros favoritos así que obviamente iba a leer todo lo que Laia escribiera. Empecé por su primer novela y aquí vengo a contarles mi opinión.

Sinopsis: Abril está obsesionada con sus sueños. Desde que se cruzó con ese desconocido en la biblioteca, él se le aparece cada vez que se queda dormida. En su mundo onírico, el chico es Víctor, un burgués de la Barcelona de 1914, y ella… Ella ni siquiera es ella misma, sino Marina, una obrera que vive en el mismo edificio que Víctor.

Mientras la historia de los dos jóvenes del pasado avanza noche tras noche, Abril lucha por mantenerse al margen de las emociones de Marina e intenta descubrir qué significan esos sueños.

Según Francesc Miralles, «Los días que nos separan es un sorprendente debut, tanto debido a la juventud de la autora como a la elaborada magia que emana de la novela».




Siéndoles honesta, no sé qué poner en esta reseña. No porque no recuerde este libro, porque lo recuerdo a la perfección. Pero es que me gustó tanto que no sé cómo explicarlo. Cuando terminé de leer Los días que nos separan me quedé sin palabras. Me gustó, realmente me gustó.

Hice todo al revés. Este libro fue el primero de Laia Soler y después vino Heima, pero yo leí Heima primero. Tenía miedo que, habiendo amado Heima de la forma en que lo amé, Los días me iba a parecer bastante blandito, escrito por una autora primeriza y eso. En cierta manera fue así pero también no lo fue. Sí noté que Heima tenía una pluma más madura, más experimentada, pero la historia de Abril y Marina me tocó profundo. En este libro se puede ver el tremendo potencial de la autora, potencial que se ha ido volviendo realidad con cada nuevo libro que Soler publica.

Abril es una chica común y corriente, que va a la universidad y cuida de su hermano pequeño, Miguel. Un día va a la biblioteca a pedir prestado el libro de Peter Pan y conoce a Leo, un chico que también había ido en busca de ese libro. Él decide cedérselo a Abril, asegurándole que esperará su turno para leerlo. Desde ese momento, Abril no puede dejar de pensar en Leo pero, aún más extraño, no puede dejar de soñar con él. O con un chico que luce igual que él pero se llama Víctor y vive en la Barcelona del año 1914. Y en sus sueños ella no es Abril, sino Marina, una chica de clase trabajadora que trabaja para la acaudalada familia de Víctor.

Hasta aquí va todo bien. Sueños soñamos por montones y no es raro soñar con un chico que nos gustó en la vida real. Pero pronto nuestra protagonista se da cuenta que estos no son sueños normales. Cada vez que se duerme, la historia de Víctor y Marina va avanzando, como si lo estuviera recordando, como si necesitara revivir lo que sucedió. Los sentimientos de Marina comienzan a mezclarse con los de Abril y esta ya no sabe dónde termina la fantasía y comienza la realidad.

 “Existe una palabra para definir el momento en que fantasía y realidad se mezclan: locura.” 

Soler va entretejiendo dos historias distintas, en las que se va alternando el pasado y el presente en un contraste estremecedor de dos épocas bastante distintas. No puedo más que quitarme el sombrero ante Laia por haber conseguido unir todas las piezas de manera tan perfecta. Se nota a kilómetros que investigó muchísimo a la hora de escribir esta historia, pues la ciudad, el estilo de vida de la época, los artículos periodísticos del momento, todo reflejan mucho trabajo y amor por lo que hizo.

Los días que nos separan es una novela autoconclusiva, un stand alone. Y aunque eso es bueno (porque estoy bastante harta de tanta saga y tanta trilogía), me quedé con ganitas de saber más de Leo y Abril, de su historia juntos e incluso de enterarme qué fue de Marina y su vida. Un epílogo habría estado perfecto pero bueno, esos son deseos de metida y de no querer que la historia se termine jaja!

“Me hacía sentir querida, pero, sobre todo, afortunada. Todos esos sentimientos siguen aquí, a flor de piel, y no voy a permitir que se marchiten. Sería como dejar que un árbol muera durante el invierno sólo porque es una época difícil.” 

Si hay algo que le puedo criticar a la novela es que la historia de Marina y Víctor está tan bien contada, tan bien ambientada, profundizada y trabajada, que hacia el final del libro me di cuenta que la historia del presente había perdido mucha fuerza. Supongo que es muy difícil lograr un equilibrio y la autora hizo lo mejor que pudo, pero personalmente me sentí mucho más unida a Marina que a Abril.

El gran fallo que le veo a la novela es que el final se veía venir. Por lo menos para mí, fue bastante predecible ya desde la mitad del libro. Pero tengo que reconocer que aunque fuera un tanto predecible consiguió que me emocionara y me entristeciera, no me fue en lo absoluto indiferente. Te deja una sensación agridulce.

“Nadie puede hacerte feliz. La felicidad es un sentimiento propio que nace de uno mismo.” 

Gracias chica de grupos de canje y venta de Facebook por venderlo tan barato y darme la oportunidad de hacerme con esta historia tan preciosa.

Le puse 4 cupcakes por lo que ya les dije y porque, para mí, nada le gana a Heima, pero en serio les recomiendo esta historia enormemente.



miércoles, 21 de diciembre de 2016

Heima es hogar en islandés by Laia Soler

Helloooooo!! ¿Cómo anda mi gente favorita en este mundo? Yo ando a las corridas con los últimos preparativos de Navidad. Diciembre fue un mes complicado que se me pasó volando y para cuando me di cuenta, quedan 11 días para 2017!!!!!! Así que ahora estoy aún más histérica preparando todas las entradas de final de año y no hay quien me calme.


Para los que me siguen en Instagram, se enteraron que abrí mi Secret Santa de parte de Meli de Words Feather Blog (no el Secret Santa blogueril eh, sino el SS que hago con Meli todos los años). El regalo que le mandé yo lamentablemente todavía no lo recibió porque hay veces que Tematika apesta (no sucede a menudo, pero pasa). Así que bueno, ya se enterarán por ella lo que yo le regalé.

En todo caso, yo no planeaba abrir este SS hasta al menos el 24, para poder ponerlo abajo del arbolito. Pero sucedió que cometí el terrible error de contarle a Meli que estaba preocupada porque tenía solamente 8 libros favoritos este año, o sea que no iba a llegar a hacer el Top Ten, tendría que hacerlo un Top Eight (?) PARA QUÉ!!!! Me estuvo acosando durante todo un día diciéndome "Abrí mi SS y leelo antes de que termine el año". Todo el fucking tiempo. Me lo decía en medio de conversaciones que no tenían nada que ver. Me lo mandaba por WhatsApp y por mensaje de Facebook. Llegó un punto en que yo los borraba para no tentarme de abrirlo. Pero, hey, toda persona tiene un límite. Así que alrededor de las 8 de la noche caí y lo abrí, y este precioso libro me estaba esperando para que lo lea.

Y no sólo lo leí. Me lo morfé! Creo que lo empecé a leer a eso de las 18 de la tarde y lo terminé a la una de la mañana (porque tuve que pausar un par de veces para cenar y eso). Casi ni existió. Este libro no fue nada de lo que me imaginaba y 20 veces mejor. Tengo que agradecerle a Meli que siempre me regala libros que quizás no habría comprado para mí misma, que me sacan de mi zona de confort y me abren la cabeza en muchas cosas. Thank you very much Meli!
Ahora sí, vamos con la reseña! (PD: vieron qué linda mi gatita???!!! *ojitos de enamorada*)




Sinopsis: ¿Puede estar tu hogar a miles de kilómetros de casa?
Ver la vida en blanco y negro no es divertido.
Laura padece una extraña enfermedad que le impide apreciar los colores, pero si últimamente su vida es gris no es sólo porque sufre acromatopsia. Acaba de romper con su novio y sus padres no dejan de pelearse tras el divorcio. Por eso, decide alejarse de todo y toma el primer avión que sale del aeropuerto.
El destino la lleva hasta Reikiavik, Islandia. Allí conoce al simpático Orri, quien le propone emprender un viaje para recorrer el país con él y su no tan simpático amigo. Quizá no sea una idea sensata, pero no es que Islandia ofrezca muchas opciones a una chica que se ha escapado de casa. Lo que Laura nunca podría sospechar es que los dos islandeses esconden un secreto imposible de creer, incluso para alguien como ella, y que ese viaje la cambiará para siempre.




Como ya lo cuenta la sinopsis, Laura es una joven española que necesita irse y desconectarse de todo, huir de sus padres y de la relación nociva que tenía con su ex. Por eso nos encontramos con ella en un aeropuerto, tratando de decidir qué vuelo se tomará. El azar la llevará a subirse a un avión con destino a Islandia, a pesar de que Laura no sabe NADA de este lugar. Allí se cruza con Orri, un joven islandés que se la pasa piropeándola pero que es muy divertido y le ofrece que se una al viaje en carretera que él y su amigo Guðjon están realizando. Laura es muy impulsiva y esa es la razón por la que acepta irse de viaje con ellos, aunque luego sus instintos de supervivencia entra en acción (un poco tarde pero peor es nada!) y comienza a dudar, pero emprende el viaje en carretera de todas formas. Best decisión ever.
Heima es hogar en islandés juega con los prejuicios, tanto del lector como de la protagonista. Nadie es quien parece ser y lo que es simple a primera vista, no lo es. También juega con nuestras creencias y nuestra capacidad de vivir con una mente abierta que acepte lo extraño, lo sobrenatural, lo milagroso.
No tenía idea de este libro. Meli lo había leído y yo recuerdo que le había encantado pero no me llamaba demasiado la atención. Pero al leerlo, fue magia. Me sentí un poquito como cuando leí Sólo un día de Gayle Forman por primera vez. Me sentí Laura, recorriendo un país desconocido con dos extraños, alejándose de todo lo que conocía para encontrar lo que ella necesitaba. Para encontrarse a sí misma.

"Yo no creía en el destino. No creía que nuestro futuro estuviera fijado en una piedra. Creía que éramos nosotros mismos los que moldeábamos nuestro camino según nuestras circunstancias y nuestras decisiones. Sin embargo yo no había decidido [...] Las casualidades me había llevado hasta allí y me horrorizaba pensar que agradecía en silencio todo lo que sucedido en mi pasado porque, sin ello, yo no estaría ahí."


La trama parece muy simple y sin embargo alrededor de la mitad del libro pega un giro de 360° que lo cambia todo. No me lo esperaba en lo absoluto. Es tal el giro que hasta cambia de género toda la historia. Me ha encantado el pequeño toque de fantasía que tomó y lo bien argumentado que está. Me enamoré de la idea de Laia y la disfruté enormemente, ahogándome en ella y sin tener suficiente.
La pluma de Laia es un poco complicada. Me encantó, ojo, pero al principio y en algunas partes del relato peca de describir algunas cosas demasiado, haciendo que me salteara algunos rengloncitos aquí y allá. Aunque también se debe a mi impaciencia por querer saber qué iba a suceder! Sin embargo, su prosa es en su mayoría profunda y envolvente, y bastante amena de leer. Disfruté enormemente las reflexiones filosóficas de la protagonista. También debo felicitarla porque gracias a su forma de describir Islandia, ahora me muero por irme a hacer un road trip por allá (no googleen el precio de los vuelos. O sí, miren cuánto sale un pasaje en julio y muramos todos!).
Otra cosa genial es la hermosa edición que hizo Neo, que cada tantas páginas vienen fotos de Islandia que te ayudan a ubicarte en la historia y enamorarte de los paisajes. Una preciosura.  
Los personajes me encantaron cada uno por su forma de ser, aunque le debo una disculpa a Orri, que pensé que era un payaso incurable y aunque lo es, también es mucho más que eso y se ganó un lugarcito en mi corazón.
En resumen, Heima es hogar en islandés es una historia hermosa e inesperada, que te sorprende a cada esquina. Tiene un poquitito de romance aunque lo central es la amistad. Cuenta con unos personajes inolvidables y el trasfondo perfecto para hacer de esta historia única. Tremendamente recomendada.

5 estrellitas enormes.

Y ustedes, ¿ya lo leyeron? ¿Qué piensan?
Nos leemos en los comentarios y FELIZ NAVIDAD A TODOS!

 

Dorothy Gale Reseñas Template by Ipietoon Cute Blog Design